Primero Ora

 

21 Días de Oración es un tiempo en el que buscamos conocer mejor al Señor de todas las maneras imaginables mientras nos encontramos con Él cara a cara cada día.

Mientras preparan su corazón y mente para esta especial temporada de oración, los siguientes recursos sobre la oración y el ayuno le ayudarán a prepararse para este viaje increíble.

Oración puede ser un estilo de vida 

Jesús se aseguró de que la oración diaria fuera parte de su vida cotidiana.

Marcos 1:35 Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar. 

  • Un tiempo específico

Jesús se levantó muy temprano por la mañana (mucho antes de la luz del día) para pasar tiempo con el Padre. Deberíamos hacer lo mismo. Establecer una hora cada día y mantenerlo. 

  • Un lugar específico

Jesús tenía un lugar para la oración privada. Usted necesita uno, también. En algún lugar sin distracciones donde puede orar en voz alta. 

  • Un plan específico

¿Por qué vas a orar? Tenga un plan cuando vaya a orar. Si Dios lo cambia, está bien. ¿Recuerdas la Oración del Señor? Ese es el modelo que usó Jesús cuando enseñó a sus discípulos cómo orar.

El Padre Nuestro

Lucas 11:1

Un día estaba Jesús orando en cierto lugar. Cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos.

Mateo 6:9-13

9 “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, 10 venga tu reino,
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. 11 Danos hoy nuestro pan cotidiano.
12 Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. 13 Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.”

“Padre nuestro que estás en el cielo...”

  1. Conectarse con Dios relacionalmente...

15 Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: ¡Abba! ¡Padre! Romanos 8:15.

Dios ama que nosotros lo llamemos nuestro Padre. Establecer su relación íntima con Él y agradecerle por la relación que usted tiene con Él.

"…Santificado sea tu nombre…"

  1. Adore Su Nombre

“Torre inexpugnable es el nombre del Señor; a ella corren los justos y se ponen a salvo”. Proverbios 18:10 

¿Cuáles son sus nombres?

Justicia - Él me hace limpio

Santificador - Él me ha llamado y me ha diferenciado

Sanador - Cura todas mis enfermedades

Pastor - Él me habla y me conduce

Paz - Él es mi paz en cada tormenta

Proveedor - Él provee todas mis necesidades

“…venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. …”

  1. Orar primero su agenda

31 Ustedes, por el contrario, busquen el reino de Dios, y estas cosas les serán añadidas.           Lucas 12:31

Las prioridades de Dios:

Salvando los perdidos

  • Su voluntad en nosotros
  • Guiar a los que tienen autoridad - padres, espiritual, gubernamental, en el trabajo…

“…Danos hoy nuestro pan cotidiano.…”

  1. Depende de él para todo

“A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? 2 Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra” Salmo121:1-2

 Pide a Dios lo que quieres y necesitas y luego confía en Él por la respuesta.

“…Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores …”

  1. Haz que tu corazón esté bien con Dios y con la gente

“Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” 1 Juan 1:9

Pídale a Dios que examine su corazón y sus motivos. Reciba Su perdón por cualquier área que Él trae a la mente. 

Perdona a cualquiera que te haya ofendido de alguna manera. Incluso puedes perdonar a la gente por adelantado

“…Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.…”

  1. Participar en la guerra espiritual

“Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales” Efesios 6:12

Tome su posición contra el enemigo y pelear la buena batalla de la fe. Cada mentira que el enemigo te ha dicho debe ser reemplazada con la verdad de la Palabra de Dios.

“…porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos.”

  1. Exprese su fe en la habilidad de Dios

“¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible” Jeremías 32:17

Termina tu tiempo de oración recordándote a ti mismo de la habilidad de Dios. Regresa a la alabanza y haz tus declaraciones de fe.

"Tuyo es el Reino" - toda la regla te pertenece

"Tuyo es el Poder" - todo el poder fluye de Ti

"Tuya es la Gloria" - Tu victoria será completa

Le invitamos a utilizar los siguientes recursos:

Oración y Escritura Devocional

Objetivos de oración personal

Mi Diario de Oración

Temas Diarios de Oración 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tipos de Ayunos

 

Ayuno completo

Este ayuno requiere beber sólo líquidos, típicamente agua con jugos ligeros como una opción.

 

Ayuno Selectivo

Este ayuno implica la eliminación de ciertos elementos de su dieta. Un ejemplo de un ayuno selectivo es el ayuno de Daniel, durante el cual usted quita carne, dulces y pan de su dieta. Usted consume agua y jugo para líquidos, así como frutas y verduras para alimentos. Este ayuno es basado en Daniel 10:3

 

Ayuno parcial

 

Este ayuno es a veces llamado el ayuno judío e implica abstenerse de comer cualquier tipo de comida por la mañana y por la tarde. Esto puede correlacionarse con momentos específicos del día, como de 6 am a 3 pm, o desde el amanecer hasta el ocaso.

 

Ayuno del Alma

Este ayuno es común para aquellos que no tienen mucha experiencia ayunando de alimentos o que tienen problemas de salud que les impiden cambios en su dieta, o aquellos que desean reorientar ciertas áreas de su vida que están fuera de balance. Por ejemplo, alguien puede optar por abstenerse de usar los redes sociales o ver la televisión durante la duración del ayuno y, a continuación, eligen cuidadosamente traer ese elemento de nuevo a su vida de una manera ordenada en la conclusión del ayuno. O puede ser que escogen algo en su vida que no estaba fuera de balance pero que saben será un reto para su voluntad.